Google+ Followers

Adiós Papá Salvador Arnau




Parece que nada termina
y sin embargo el destino te espera
en un callejón sin salida
del que ya no se escapa
ni la voz, ni el dolor, ni la nota.

 Y sus ojos se abren pero ya no te miran;
¡maldita cortisona, bendita morfina!

Y le hablas en un intento de voz,
y tu voz a susurro le suena,
y sus párpados caen otra vez
y respira, y respira,
hasta que de tanto caer
el final se avecina, al dolor difumina,
y se instala el recuerdo como única salida.

Adiós Papá, siempre estarás en mi corazón, en mi vida.


Participa en TOP SEMANAL enviando tu relato o poema por correo a: mimo1144.enlinea@blogger.com

+POPS