Seguir por Email

Etéreo - Laura Mir




Hace tanto calor que hago rodar el vaso helado, distraídamente de una mejilla a otra, cuando roza los labios, beso el frío cristal, como si le besara a él, mientras le pienso y en mis adentros me digo:


“No, no, no puede ser…  —noto que giro la cabeza negándomelo—,… … Esto que me ha pasado no es real”.


Observo que me miras un instante, agachas la cabeza y no dices nada.


Una suave brisa entra por la ventana abierta y revuelve las cortinas como para indicarme que fue verdad.


“Era tan evidente, su aroma lo impregnaba todo, como cuando cae la lluvia y tras el seto, olía al temprano amanecer y a enebro; acerqué la nariz a mi piel, a la almohada, a las sábanas para cerciorarme, y era de él, me extrañó mucho porque nunca estuvimos en el jardín.


Qué quieres que te diga, no nos hicieron falta las palabras para tanto frenesí, ambos nos entregamos a una pasión desmedida y singular, sentires únicos,  derramados entre su torso y mi piel. Respondí a su provocación, porque es mejor quemarse que apagarse lentamente, y nos entregamos con tanta desmesura e ímpetu que traspasamos los estados de la materia, aún sabiendo que nuestro amor era imposible.


Todavía temblaba cuando desde los pies de la cama me dijo:


— Por favor, sonríeme, no me dejes marchar así.


Me giré y ahí estaba él, un hombre gris etéreo, hecho de deseos y nubes”.


Ahora que te miro, sé que lo sospechas, permíteme que no cierre la ventana por si desea volver.

Para el concurso "Fraseletreando"

Yo no puedo enamorarme de ti...



+POPS